Cambiar la caldera por una de biomasa

 

Hay infinidad de ventajas de por qué cambiar la actual caldera de gasoil por una de pellet o hueso de aceituna pero principalmente es el ahorro económico, llegando a ahorrar hasta un 50% En estos últimos años la biomasa ya sea pellet, hueso de aceituna o incluso cáscara de almendra, se ha convertido en el principal sustituto de cualquier combustible fósil, hablamos concretamente de gasoil y gas ciudad. Y es que cada vez son más las ventajas que actualmente nos ofrece la biomasa. Ventajas como proteger el medioambiente, al ser una energía renovable que tiene casi un 0% de emisiones de CO2 a la atmósfera,con lo que no contribuye al calentamiento global. Otra ventaja en la cual no nos solemos fijar pero que es a la vez tan importante como el ahorro, es que estamos consumiendo un combustible totalmente nacional ya que toda la materia prima es de origen autóctono y en especial el hueso de aceituna, haciendo especial mención a la zona de Andalucía, con lo que contribuye en la riqueza local ya que genera más puestos de trabajo, sobre todo en el medio rural. Como decíamos las principales ventajas que tiene el usuario final son el ahorro económico y la comodidad de que ya se sirve este combustible a domicilio como se hacía antes con la antigua botella de butano. Por eso, antes de tomar una decisión a la hora de cambiar a una caldera de biomasa, el usuario debería hacerse antes unas preguntas:
La primera sería que combustible es que que puedo encontrar con más facilidad en la zona que me encuentro. Como hemos dicho, existen multitud de combustibles sólidos como pueden ser…el pellet, hueso de aceituna, cáscara de almendra, astilla…etc. Dependiendo del tipo de biocombustible que más facil podamos consumir, se elegirá el tipo de caldera. Por ejemplo, una caldera que funciona solamente con pellet, será más económica que una policombustible, que es apta para diferentes tipos de biocombustibles. Por eso a mi parecer la mejor opción aunque no la más barata es comprar una caldera policombustible ya que por cualquier circunstancia puedo cambiar de combustible sólido.
Segunda. Cuanto espacio tengo para almacenar el biocombustible.
En los primeros cambios de caldera, se solía usar el mismo deposito de gasoil para llenar de pellet o hueso de aceituna pero cada vez son más los usuarios que están quitando el silo y en ese lugar están almacenando los sacos de biocombustible.
Hay que tener como referente que un litro de gasoil equivale a dos kilogramos de pellet.
Tercera. Cuantos metros cuadrados son los que debo calentar.
Como mejor referente para elegir el tamaño en KW el tipo de caldera es que por cada 10 mts2 es un 1 KW. Un ejemplo muy sencillo es… para una casa de 100mts2 necesitaremos una caldera de no menos de 10 KW

Cuarta. Cual es el sistema de alimentación que debo elegir para la caldera. Entre el sistema de alimentación por tornillo sinfín, sistema neumático y alimentación manual…lo más práctico calidad precio y comodidad es el sistema por tornillo sinfín.
Quinta y última. Pero no menos importante es la elección de la empresa instaladora. Y aquí entra www.ibiomasa.net en donde podrás encontrar tanto a la empresa instaladora como la suministradora de combustible más cercana.

Categorías principales

Navega entre distintos sectores de Ibiomasa. Busca la empresa adecuada y ponte en contacto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies